Sobre Mí

Sobre Mí

Trende y YO

Pruebo las cosas antes de que inviertas tu dinero, y te digo si valen la pena; tengo una manía de compartir mis experiencias de madre primeriza y me gusta beber y comer... ¡mucho!

Carolina Guisande Muvdi

  • Home
  • /
  • Bebé
  • /
  • ¿Llevar o no a tu bebé a un evento social?
ohhbaby2

¿Llevar o no a tu bebé a un evento social?

Antes de tener hijos hubiese dado un rotundo no, pero hoy en día mi opinión ha cambiado mucho.

Ahora, esta es mi nueva posición: Sí puedes llevar al niño a un evento social (si es temprano en el día); pero (PERO) si el niño se vuelve una molestia para los asistentes (está llorando, correteando, interfiriendo con el desarrollo normal de dicho evento) entonces es hora de enviarlo a casa, o retirarte con él.

No puede ser que al convertirte en madre hayas perdido todo el derecho de socializar con adultos, como me hizo sentir mi prima cuando le comenté que iría a un evento con mi hijo al cual me habían invitado, un sábado a las 4:00 pm.

Me dijo que estaba “loca” que “ese no era un lugar para un niño” y que “consiguiera con quién dejarlo” (ojo, mi hijo apenas tenía 7 meses y totalmente controlable en mis brazos, ni siquiera puede “meter la cuchara” en una conversación).

Para mí la que estaba loca era ella que no podía comprender mi deseo de salir (lo necesitaba), y compartir con el niño a la vez (a parte de no tener con quien dejarlo, también disfruto pasear con él).

No estoy diciendo que voy a llevar a mi hijo a una discoteca y hacer que hasta el bouncer lo cargue, ni que estoy de acuerdo con que, en una actividad realizada en mi casa, mi hijo (cuando llegue el momento) esté conversando con todo el mundo, opinando de todos los temas y volviéndose el centro de atención causando que los invitados no tengan un momento de descanso o no puedan tener una conversación adulta.

Quiero pensar que voy a poder enseñar a mi hijo a retirarse después del tiempo debido, y, en las palabras de mi amiga Giselle Fiallo, “buscar su grupo” en su habitación, con sus juguetes, y si Dios quiere, libros. También es obvio que si ando con mi niño de meses en un lugar público y siento que no puedo controlar su comportamiento, tendré la decencia de disculparme e irme (aunque me duela en el alma). Pero de nuevo, estas son teorías, y solo sabré la realidad cuando llegue el momento de vivirla.

Ahora bien, no puedo terminar este artículo sin mi nueva teoría: El niño no fue a ser el centro de atención en un evento social, usted (que anda sin niños o no los tiene; o sí los tiene y anda con ellos) no tiene que hacer NADA, siga su día de manera normal. Las mismas personas que se quejan de que no pudieron pasar un buen rato porque un niño en un ambiente social no dejó de “molestarlos” son las mismas personas que les hacen un “bultaso” y les dan la confianza para que lo hagan.

Salude al niño, pero NO lo vuelva el centro de atención y verá como todos pueden comer o dialagor tranquilos en un restaurante, o cualquier ambiente social, sin niños chillando. Pero vamos a ver si funciona y la logro poner en practica sin ofender a nadie, les seguiré contando.

Leave a Reply